miércoles, 14 de noviembre de 2007

Estamos como los aviones: a punto de despegar.

Oía mentar la Hacienda San Agustín


El Callao es una ciudad por la cual se ingresa a Lima a través del puerto o del aeropuerto. Al despegar o al arribar se pueden ver amplios campos verdes, que uno desde tierra firme no logra encontrar, parecieran entonces una imagen producida por la emoción de viajar o de volver. Dichos campos verdes son las chacras que se extienden detrás del Aeropuerto Internacional Jorge Chávez, pero no sólo hay chacras sino también gente que las trabaja diariamente, casas, una capilla, un comedor popular, una posta médica, una cancha de fútbol, un establo, acequias que riegan el campo, una casa hacienda y un muro por el cual se puede ver el aeropuerto. Este lugar es la hacienda San Agustín.



Bocanegra era el valle que iba desde el río Rímac hasta el río Chillón. Entre ambos ríos se encontraban las haciendas Márquez, Bocanegra, Taboada, Santa Rosa, Oquendo y San Agustín. Estas haciendas estaban dedicadas al cultivo de azúcar y algodón hasta inicios del siglo XX. En este mismo periodo se estableció el sistema de yanaconaje, el cual consistía en que el hacendado arrendaba una parcela a un trabajador y éste le pagaba con la primera cosecha del algodón y le vendía únicamente al hacendado el resto de la producción. Todas estas haciendas, a excepción de San Agustín, luego de la reforma agraria del ’70 pasaron por un proceso de urbanización que se aceleró a fines de los ’80. San Agustín mantuvo los campos de cultivo, la arquitectura, las costumbres y modos de vida de la hacienda sólo que sin la presencia y mandato del hacendado.



En la década del ’50 se inició la construcción del actual aeropuerto internacional sobre una parte del terreno de la hacienda San Agustín, ésta se realizó durante el periodo de gobierno de Manuel Prado, propietario de dicha hacienda. Desde la construcción del aeropuerto los pobladores de San Agustín han adquirido el carácter de erradicables por una posible ampliación, como señala el señor Alberto Donaire, por tal motivo no cuentan con un título de propiedad. A inicios de los ’80, debido a la migración interna, en el Callao y Lima se atravesaba por una gran necesidad de vivienda, por tal motivo se crearon diversos asentamientos humanos, entre ellos se constituyeron Sarita Colonia, Juan Pablo II y Acapulco sobre parte de las tierras de San Agustín.



Desde el año 2000 se ha emprendido el proyecto de remodelación y ampliación del aeropuerto por lo cual los pobladores de San Agustín serán definitivamente desalojados y los campos de cultivo eliminados. Fragmento de la Introducción del Libro Oía Mentar la Hacienda San Agustín. Convenio Andrés Bello. Bogotá. 2007.




A punto de despegar desde hace años están los pobladores de lo que fue la Hacienda San Agustín. Los pobladores serán reubicados, la agricultura de la zona perecerá, la historia de vida de toda una comunidad se dispersará y en la memoria se irá diluyendo el recuerdo de San Agustín. Sin embargo, podremos seguir contando que alguna vez existió un lugar detrás del aeropuerto Jorge Chávez, desde donde veías despegar los aviones delante de una chacra de apio. Pues las memorias de los pobladores de San Agustín han logrado trascender al tiempo y vencer el olvido pues el trabajo de investigación realizado con enorme persistencia y dedicación desde el 2001 por un grupo de estudiantes de literatura de la universidad de San marcos se ha convertido en el libro Oía Mentar la Hacienda San Agustín, editado por el Convenio Andrés Bello y de autoría de Kristel Best, Elizabeth Lino, María González y Alejandro Hernández.



El domingo 11 de noviembre Kristel, María y Elizabeth entregaron bajo la forma de libro a las personas que contaron sus historias, quiénes han hecho posible que la memoria de San Agustín persista. El libro es como la síntesis de un estrecho vínculo que se ha creado entre un pueblo y un grupo de estudiantes. Conozcan a la señorita Dora, el señor Prado, el señor Juan Yara, a las señoras del comedor, a los Chelsy, Susan, Maday y a todos los que contaron sobre la historia de San Agustín que está a punto de despegar.


2 comentarios:

NO PODRÁN CALLARNOS dijo...

amigos, por favor contáctennos a juventudrosada@gmail.com, q tenemos mucha información picante sobre el tema

www.juventudrosada.com

David dijo...

Hola, uno vuela seguido a esos lados y no sabia que había una ciudad tratando de despegar detrás del aeropuerto. Ojala que con la ayuda del gobierno y las persona puedan lograrlo y prosperar y conseguir unos buenos campos para cultivas y crias a sus hijos. Saludos desde Argentina